Diremos adiós dentro de ...

5 razones para alejar WhatsApp de tu vida.

  204     Cinco razones para alejar WhatsApp de tu vida 

Chateando

Pues bueno, aquí estoy otra vez, la verdad pensé que iba a tardar más tiempo en volver a tener mi portátil de entre mis brazos, pero al parecer el informático cumplió con el plazo de entrega (3 días) aunque me dijeran cuatro.

Ya tenía ganas de volver a estar con vosotros y seguir publicando en “La Morada del Búho”, así que mientras organizo los artículos para cuadrarlos en su día o buscarles una nueva ubicación, aquí os dejo un artículo con el que me encontré esta tarde leyendo mi correo electrónico, que realmente es interesante y que a mi me huele que es una treta de las compañías de telefonía móvil para que sigamos mandando SMS.

Esta noche vuelvo con la categoría “Clásico del sábado”… hasta dentro de unas horitas.

¿Nunca has pensado que sería de tu vida sin WhatsApp?. Si no lo tienes, parece que no tienes amigos, estás fuera del mundo, como ausente.

Valoramos sus ventajas pero no sus peligros. Esta aplicación es capaz de esclavizarnos días enteros mirando a la pantalla para invocar mentalmente que suene el tono de aviso. ¿Crees que escapas de su adicción? Pues… ¡Te equivocas!.

01 | Los estados de WhatsApp afectan a nuestro propio estado.
Envías un WhatsApp y… ¿qué pasa? que estás pendiente del símbolo que aparecerá.
Un símbolo verde, un tic, una R significará que lo ha recibido. Pero la incertidumbre comienza cuando aparecen los dos, cuando indica que lo ha leído.

A partir de ahí, se desencadena toda una ola de sensaciones. Si en su estado ves escribiendo, todo va bien, te va a contestar, aunque los segundos que tardará en enviarlo se te harán eternos.
¿Pero si ves que lo lee y no aparece nada?, ¿que pasan 5 minutos y sigue sin contestarte?.

Ahí lo tienes. WhatsApp te ha dominado; ya estás cabreado cuando antes todo seguiría como si nada. Mientras tanto, tienes dos opciones: Uno, mirar la pantalla atontado 15 veces por minutos; dos, ir mandando más WhatsApp a gente que ni te interesa, para calmar tu estado o evitar pensar que efectivamente sí, está pasando de ti.

02 | Ser prisionero de una conversación continua de 14 horas.
Definitivamente tener un chat permanente, de 24 horas, gratuito, y que además desvele a toda tu agencia de contactos, incluido tu jefe, cuándo estás online, dónde estás, cuándo te conectaste por última vez, o cuándo volviste después de romperte la cadera y darlo todo a base de copas y rock and roll, desde luego no es nada positivo.

Nos levantamos y, ¿qué es lo primero qué hacemos?. ¡Oh, sorpresa!. Mirar el móvil. Quizás por si esta noche el de ayer sí se haya acordado de nosotros, ¿no?. Pero… ¡peligro!, nunca debemos iniciar una conversación a las 8 de la mañana que sepamos que no terminará hasta la semana que viene. ¿Por qué?.

Porque tu móvil se acabará convirtiendo en un remolino de mensajes que no dirán nada, que irán cargados de sandeces, de caquitas sonrientes o chicas bailando flamenco y que te obligarán a inventarte una excusa y de las buenas para que ese alguien, al que llevas escuchando durante horas, no se enfade.

03 | Conversaciones surrealistas que surgen del autocorrector.
Mientras antes escribir un Olaaaa era el inicio de cualquier conversación, ahora la cosa cambia. Nuestra súper aplicación no solo detecta lo que queremos decir, pensar, sentir, sino que además corrige y cambia cada palabra que escribimos, aunque nuestros mocidedos no hayan querido que así fuera.

Así el antiguo “Olaaaa” se transformará en “Oleadas” y ya no hablaremos de “chonis” sino de “chinos”. No nos despediremos con un “besazo”, ya que saldrá “brazo” y se acabó lo de criticar y llamar a alguien “guarrilla”, porque lo que será es una “guardilla”.

Nada de idiomas y de ir de bilingües por la vida. El nuevo nombre de Brad Pitt es Brad Putti. Si estoy vago puede salir cago, y si quiero decirte “que mañana más buena” puedo acabar piropeándote con “que mamá… más buena”.

04 | Tener que hablar con ex-amigos que te recuerden por qué los eliminaste.
Partimos de que la red de contactos WhatsApps se rige por la agenda telefónica. Pero aunque hayas cambiado de teléfono mil veces, a lo mejor alguien que te acosaba cuando aún Chechu se meaba en la cama sigue guardando tu número de móvil.

De repente, recibes un saludo desde un número que no tienes registrado, y jugáis al “quién eres” / “adivina” / “ay, no sé qué ilu no saberlo”. Pero cuando termina ese filtreo y descubres que no es Tom Hanks en “Tienes un e-mail” él ya se ha convertido en un pesado que ni te invita a cenar, te marea durante todo el día, no respeta el descanso y encima a las cinco de la mañana te manda un mensaje para soltarte chorradas.

05 ! Amor, drogas, alcohol y una pizca de WhatsApp.
No se puede negar, es pura adicción, una droga que utilizamos para comunicarnos.

Fin de SMS, llamadas interminables, emails llegados de medio mundo, y ni hablemos de cartas postales. Lo peor no es que seamos adictos sino que los demás sufren esta adicción.

Por un lado, en nuestro estado de ánimo que cambiará de forma radical si alguien no ha dado esos “Buenos días” tan esperados o nos ha citado para tomar unas cañas. ¿Pero quien nos soporta cuando después de seis horas no hemos recibido nada?. Ni un mísero mensaje spam. Si por mucho que lo actualicemos, funciona, los demás a tu alrededor no paran de teclear, y tú mirando a tu pantalla acabas pensando, “What’s up?”.

Y por último están los encuentros sociales, hoy más conocidos como encuentros virtuales. Ya no quedas con tus amigos, ellos quedan con sus móviles y tú les haces compañía. Que si es un momento, que estás consolando a un amigo, que es algo que no puede esperar. Y entonces… ¿por qué no le llamas y solucionas en 10 minutos lo que yo me estaré fastidiando durante 4 horas?. No, es que han roto por falta de comunicación, te dice, con sus dedos tecleando a la velocidad de la luz.

Pero si has leído todo esto y aún no miraste de reojo el “WhatsApp”, tranquilo, puede que tengas solución; si no es así, júntate conmigo.

Fuente | Correo electrónico
Imagen |
Flickr

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
7 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

7 comentarios:

Rodrigo Rodríguez dijo...

¡Bienvenido de nuevo!...

Yo tengo WhatsApp y sinceramente no soy un adicto a esta aplicación, ¿que intentaron ponerse en contacto conmigo personas que había borrado?, pues si, pero con bloquear a esa persona listo, así no te rayas la cabeza.

Sinceramente, no creo que sea adictivo.

Un abrazo.

Bruno Fernández dijo...

Pues si, es una buena aplicación aunque pienso que no es adictiva...

... Además las teleoperadoras están que tiemblan porque ingresan cada vez menos por los SMS.

Salu2.

Diego Martínez dijo...

Sinceramente me parece una exageración, si el WhatsApp es el mejor invento...

Un abrazo.

La Trastoteca en Google dijo...

Yo también la tengo y la uso para evitar enviar sms.

ZOWI dijo...

Yo me hice del invento estas navidades. Y yo, que no soy ya un niño, no abuso de él. Me sirve, básicamente para mandar mensajes gratuitos. Que no es poco.

Besos y agur

Ana Raquel Giménez dijo...

¡Cuidado!

Maria luisa dijo...

Que exageracion !!!!!!!!!!!! yo desde que lo tengo he ahorrado bastante ,ya que apenas hago llamadas ,solo mas importantes .... Nos quejamos de todo !!!!

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top