Diremos adiós dentro de ...

Ten cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad.

Imagen | Todo para ella… La siguiente supermodelo americana.

Ten cuidado con lo que deseas... Un deseo, sólo eso basta para acaparar las fauces del oscuro infierno. El mal tiene muchas armas y muchas formas de camuflar sus perversas intenciones.

María era una chica ambiciosa y soñaba de día, de noche… no paraba de soñar. Quería ser famosa, aparecer en todos los periódicos del país, del mundo… ella siempre iba mucho más allá y no se rendía ante nada ni nadie, era una persona muy perseverante.

Era actriz y modelo, un caramelo en potencia para la prensa del corazón. Pero a pesar de su bonita cara y su espléndida figura, nadie, ni un solo diseñador, ni un sólo productor, se había fijado en ella.

Seguía insistiendo, algún día se darían cuenta. Y ese día llegó. Un hombre, que más tarde dijo llamarse Alec Toulouse, la vio por la calle y se le acercó, y con un acento francés aburguesado le habló:
-- Hola mon cheri –. Dijo el extraño, apuesto galán, con una sonrisa.
-- Hola… –. María miró antes de contestar y no lo hizo de muy buena gana.

Ambos se quedaron mirándose un rato largo, el tiempo necesario para hacer un completo reconocimiento visual.

María pudo apreciar que aquel hombre era de apuesta figura, vestía además, un esplendoroso traje color gris acero,  quizá de lo último de Armani o Emidio Tucci, tenía toda la pinta de se alguna de esas dos colecciones, María estaba muy puesta en el tema.

Bajo el traje, una corbata del mismo color y una camisa oscura. También los zapatos eran rojos y brillaban atrapados por el sol del casi finalizado invierno. Debía tener unos 40 años. A María le pareció que estaba muy bien para esa edad que ella sólo suponía. Al pensar esto un rubor le subió a la cara. Él se dio cuenta del ligero color que adoptó el rostro de María y, mientras dejaba caer un poco sus gafas de sol sobre la nariz, esbozó una amplia sonrisa. Sus ojos quedaron al descubierto, eran grises, nunca había visto nada igual, eran preciosos.

El pelo, que aún no era cano, le caía sobre la frente, no era demasiado largo y llevaba un corte moderno, acorde con la ropa.
-- Hola –. Volvió a decir el hombre.
-- Estoy buscando nuevas modelos para mi colección de primavera –. Continuó notándose más que nunca aquel acento francés.

María no podía articular palabra, estaba sorprendida, él se dio cuenta y prosiguió:
-- Y no he podido evitar fijarme en usted, perdone mi atrevimiento y el no haberme presentando antes. Alec Toulouse para servirle, señorita –. Y alargó la mano.

María la tomó y la miró mientras le miraba los ojos. Esto hizo que María se sorprendiese más aún, no podía reaccionar.
-- María… –. No conseguía recordar su apellido. Su sueño estaba a punto de cumplirse, aquel era, sin duda, el primer paso hacia la fama, ahora les demostraría lo que vale.
-- María Montero –. Sonrió aliviada.
-- Me gusta –. Sonrió acompañándola.
-- Estoy aquí por poco tiempo y si no te importa me gustaría empezar cuanto antes –. Prosiguió.
-- Pero… (dijo excusándose). Tenía que ir a casa, arreglarme un poco, no puedo ir así –.
-- Tranquila, allí tendrás todo lo que necesites –.
Conocía las reacciones de las mujeres ante cualquier situación, había trabajado con muchas.
-- Bueno, vale –. Suspiró y lanzó una sonrisa agradecida.

Ambos marcharon en un lujoso coche descapotable que Alec tenía aparcado unas dos calles más atrás. María no quiso decir nada, pero el coche tenía matrícula de Madrid y eso le extrañó un poco, pero no le dio importancia alguna a ese hecho tan insignificante, debía de ser de alquiler, si viajaba tanto como decía, un coche propio sólo le resultaría una carga más.

Alec condujo su flamante coche hasta un edificio viejo y le dijo a María que le siguiese. A María, cada vez le parecía todo más extraño y sin sentido.
-- Pero… aquí –. María no creía que aquello fuese un estudio, ni una pasarela, ni nada de eso, estaba todo lleno de herrumbre.
-- Tranquila bonita… tranquila… –.

Alec perdió el acento y ahora no parecía más que un Antonio o un Pepe cualquiera, era evidente que no era francés y seguramente tampoco sería diseñador y el coche… el coche sería robado o prestado.

Todo era una mentira, pero era demasiado tarde para volver atrás, Alec o como quiera se que llamase, había bloqueado todas las salidas. Tomó a María y ella empezó a gritar. No le valió de nada. Nadie la oiría… jamás.

Antes de que sus gritos se propagaran, Alec sacó una enorme navaja y le atravesó la garganta, la sangre emanaba a borbotones, salpicando el suelo sucio y el traje de aquel hombre. Éste fue rápido y, antes de que María muriera, extrajo de entre las sombras una enorme sierra eléctrica y empezó a cortarle brazos y piernas, luego le abrió el pecho en canal. La descuartizó totalmente, pero la cara la dejó intacta, incluso la limpió suavemente con un paño húmedo, eliminando los restos de sangre, era muy bonita.

Todo estaba bañado en sangre y era un cuadro bastante siniestro: el hombre de rojo de pie admirando su obra con la sierra caída en su mano derecha aún despidiendo calor y María… María distribuida por todo aquel suelo. El hombre rió a carcajadas y esto fue lo último que oyó María antes de morir. Lo último que vieron sus ojos: la gran sierra cayendo sobre sus brazos…

El cadáver fue encontrado un par de días más tarde y, al tercer día, los periódicos del país y de todo el mundo y los medios de comunicación en general tenían en primera plana la fotografía e imágenes de la víctima.

La noticia fue bastante codiciada y se llegó, más tarde, incluso a hacer una película. Al final, María se hizo famosa, después de muerta, muy famosa, todo el mundo apreció ahora su bonita cara, con los ojos desorbitados y la boca entreabierta emanando sangre… muy famosa.

50

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
4 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

4 comentarios:

Diego Martínez dijo...

¡Pobre María!, me dio pena que acabase de esta manera.

Un abrazo.

Bruno Fernández dijo...

Fue tal la ansia por ser famosa por parte de María que se dejó engatusar por un desconocido.

Buen relato.

Salu2.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Que historia más inquientante...

Lástima que María se hiciese famosa por su trágica muerte, una pena, la verdad.

Un abrazo.

Thiago dijo...

jaj cari, es que yo veo a un hombre vestido de rojo con los zapatos rojos y ya echo a correr y no paro, jaja

¡qué miedo, cari! seguro que si te lee el post Almodóvar ya tiene argumento para su nueva peli. Bezos.

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top