Diremos adiós dentro de ...

Juegos en la ducha.

 18 Imagen | Suite 101.

ADVERTENCIA: RELATO NO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 AÑOS.

Juegos en la ducha Aquel día no te esperaba, estaba a punto de entrar en la ducha, cuando llaman a la puerta, y cual es mi sorpresa al verte allí de pie, en el portal, mirándome con ojos brillantes de arriba a abajo al ver que solo llevaba una camiseta interior transparente que insinuaba todo mi cuerpo.

Sorprendido me preguntas si llegas en mal momento, entonces te cojo por el cuello de la camisa y te arrastro al interior de mi casa.

Te llevo al cuarto de baño y allí empiezo a desnudarte, como si fueses un niño pequeño. Ya en la bañera, el agua empieza a caer sobre nuestros cuerpos, e intentas inútilmente aferrarte a mi cintura… pero todavía no es el momento. No dejo que me toques, mientras observas con deseo como enjabono mi cuerpo y paseo mis manos de arriba a abajo por el tuyo sin que tú puedas hacer nada por evitarlo. Te noto nervioso, tu miembro erecto no hace más que crecer en un intento desesperado por acercarse a mí.

Me acerco suavemente a tus labios, mojados y calientes por el agua y dejo que me beses, desesperadamente, después de la larga espera los mordisqueo y juego con tu lengua torpemente mientras tus manos intentan rodear mi cintura sin éxito. Empiezo a descender con mi boca por tu cuerpo y mordisqueo tus pezones escuchando el primero de muchos gemidos y jugando con mi lengua por tu ombligo. Estás muy nervioso, no sabes como pedirme que siga bajando….

Tus dedos se enredan entre mis cabellos mojados, mientras introduzco tu pene en mi boca, está caliente, como tú… Mi lengua lo acaricia suavemente de arriba a abajo y mis labios succionan con deseo mientras tus jadeos se hacen cada vez más continuos. Siento que te gusta y disfrutas con cada movimiento de mis labios y mis manos sobre tu polla, pero antes de estallar, me apartas bruscamente y me arrinconas contra la pared.

Me besas con furia, como castigándome por darte tanto placer todavía sin terminar. Tus labios mordisquean mis pezones erectos y disfrutas masajeando mi pecho en tu mano, mientras la otra desciende por mi cintura hasta el mismo epicentro de mi placer. Acaricias suavemente mi clítoris, solo rozándolo, como amenazando a cada momento con privarme de las sensaciones que me provocas. Introduces tu dedo en mi vagina, moviéndolo lentamente, apenas imperceptible mientras ahogas mis gemidos en un beso y luego desciendes con tu lengua por mi cuerpo hasta llegar allí nuevamente, donde tus labios, complementando a tu dedo, me succionan suavemente volviéndome loca de placer.

El agua calma nuestro deseo, pero llega un punto en el que es casi imposible detenerse, te sientas en el borde de la bañera y me colocas de espaldas a ti, haciéndome descender lentamente mientras me penetras y me llenas de ti. Me mueves a tu antojo, cogida por la cintura, mientras yo acaricio mi clítoris buscando la culminación del placer. Estamos muy excitados, tu ritmo es lento al principio, pero mientras más me mueves, mas te excitas y empiezas a embestirme desesperadamente, gritando de deseo y pasión.

Poco queda más que contar de ese baño tan dulce, juntos estallamos de placer quedando agotados bajo el agua, que mojaba nuestros cuerpos desnudos y temblorosos… pero todavía quedaba mucho día por delante.

65

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
2 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

2 comentarios:

Diego Martínez dijo...

¡Que perra te entró con las duchas...!.

Un buen relato, me ha gustado.

Un abrazo.

Bruno Fernández dijo...

Jejeje, parece que las duchas "te ponen" xD.

¡Buen relato!.

Salu2.

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top