Diremos adiós dentro de ...

El silencio de las sirenas.

  264     Franz Kafka - El silencio de las sirenas  

El silencio de las sirenas

Existen métodos insuficientes, casi pueriles, que también pueden servir para la salvación. He aquí la prueba:

Para protegerse del canto de las sirenas, Ulises tapó sus oídos con cera y se hizo encadenar al mástil de la nave. Aunque todo el mundo sabía que este recurso era ineficaz, muchos navegantes podían haber hecho lo mismo, excepto aquellos que eran atraídos por las sirenas ya desde lejos. El canto de las sirenas lo traspasaba todo, la pasión de los seducidos habría hecho saltar prisiones más fuertes que mástiles y cadenas. Ulises no pensó en eso, si bien quizá alguna vez, algo había llegado a sus oídos. Se confió por completo en aquel puñado de cera y en el manojo de cadenas. Contento con sus pequeñas estratagemas, navegó en pos de las sirenas con alegría inocente.

Sin embargo, las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio. Ningún sentimiento terreno puede equipararse a la vanidad de haberlas vencido mediante las propias fuerzas.

En efecto, las terribles seductoras no cantaron cuando pasó Ulises; tal vez porque creyeron que a aquel enemigo sólo podía herirlo el silencio, tal vez porque el espectáculo de felicidad en el rostro de Ulises, quien sólo pensaba en ceras y cadenas, les hizo olvidar toda canción.

Ulises (para expresarlo de alguna manera) no oyó el silencio. Estaba convencido de que ellas cantaban y que sólo él estaba a salvo. Fugazmente, vio primero las curvas de sus cuellos, la respiración profunda, los ojos llenos de lágrimas, los labios entreabiertos. Creía que todo era parte de la melodía que fluía sorda en torno de él. El espectáculo comenzó a desvanecerse pronto; las sirenas se esfumaron de su horizonte personal, y precisamente cuando se hallaba más próximo, ya no supo más acerca de ellas.

Y ellas, más hermosas que  nunca, se estiraban, se contoneaban. Desplegaban sus húmedas cabelleras al viento, abrían sus garras acariciando la roca. Ya no pretendían seducir, tan sólo querían atrapar por un momento más el fulgor de los grandes ojos de Ulises.

Si las sirenas hubieran tenido conciencia, habrían desaparecido aquel día. Pero ellas permanecieron y Ulises escapó.

La tradición añade un comentario a la historia. Se dice que Ulises era tan astuto, tan ladino, que incluso los dioses del destino eran incapaces de penetrar en su fuero interno. Por más que esto sea inconcebible para la mente humana, tal vez Ulises supo del silencio de las sirenas y tan sólo representó tamaña farsa para ellas y para los dioses, en cierta manera a modo de escudo.

Autor | Franz Kafka (Checoslovaquia: 1.883 – 1.924).
Franz KafkaEscritor judío checo, cuya desasosegadora y simbólica narrativa, escrita en alemán, anticipó la opresión y la angustia del siglo XX. Está considerado como una de las figuras más significativas de la literatura moderna; de hecho, el término “kafkiano” se aplica a situaciones sociales angustiosas o grotescas, o a su tratamiento de la literatura.

Nacido en Praga (Austria) el 3 de Julio de 1.883 , nunca prestó atención a la publicación de sus obras, porque para él lo importante era escribir, ya que así se autorrealizaba plenamente. Algunos especialistas han llegado a decir que ello representaba para él una especie de autoalumbramiento y purificación total de su ser.

Falleció el 11 de junio de 1.924 en el sanatorio de Kierling (Viena) a causa de la tuberculosis.

Imágenes | El País, Boca de riesgo

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Diego Martínez dijo...

En cualquier caso, insinúan algo más terrible que la seducción del mito del canto: quizás, el silencio contemporáneao como respuesta final, la pérdida de lo bello como único hallazgo.

Hablo lo que siento... dijo...

Genial y apasionante historia... había oido hablar siempre del canto de las sirenas, pero nunca de su silencio...
Si es que nunca te acostarás...

un abrazo.
destroy114.blogspot.com

Bruno Fernández dijo...

Me encanta la ilustración que acompaña a esta "Firma de autor", parece que Ulises está desesperado por ese "silencio" que le pudo llegar a la locura.

Buena ilustración, buena historia.

Salu2.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Las sirenas, seres mitológicos fantásticos.

Me ha encantado este cuento de Franz Kafka.

Un abrazo nene !!.

Pimpf dijo...

Que sepas que tienes un airecillo con ese KAfka, jajaja. Pero aparte de eso, y de la leyenda de Ulises, precisamente hace un par de días le comentaba yo a D. que él es igual que una sirena, y que yo me comporto como Ulises, él habla habla y habla, y yo cuando quiero pongo los tapones... bueno, aunque en realidad se lo dije por su movimiento de piernas tal cual Gema Mengual.

Bicos Ricos

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top