Diremos adiós dentro de ...

O Outono en Galicia (El Otoño en Galicia).

  486     O Outono en Galicia (El Otoño en Galicia)  

Magosto

Venid a Galicia en el mes de San Martiño, si queréis ver cómo se marchitan las hojas de las cepas. Venid a Galicia en el mes de San Martiño, si queréis ver humear los fuegos del magosto. Es en las Riberas de nuestra tierra, donde el otoño pinta sus cuadros. Son, primero, sólo unos hilachos rojos que estallan entre las viñas como los cohetes en medio de la noche; y vienen luego, otros hilachos morados, amarillos y verdes; enseguida, donde antes había una viña, hay ahora un jardín. Y los jardines surgen rápidamente, cerca y lejos. Los hay pequeños, casi como un paño, pero de tal manera alegres por sus colores, que los pinos que los rodean se quedan pasmados al mirarlos. Hay otros que se tienden por las laderas y que parecen tapices persas que un mago del Irán hiciese nacer para hacer huir su tristeza. Y los hay que bajan brincando por las castañas de un río de crisantemos.

En este paisaje pintado por el otoño y cubierto muchas veces por un cielo oscurecido, sube directo el humo de los magostos. Se encienden las hogueras en los pinos, al pie de los peñascos, debajo de las ramas aún vestidas de los robles y de los castaños; y en derredor de ellas, la rueda de mozos y mozas espera y bromea.

Se asan las castañas en la hoguera, las pobres castañas, que cayeron desde la boca pasmada de los erizos, para morir en el fuego como si fuesen brujas endiabladas; las pobres castañas tan vergonzosas y maduras, que hasta que están muertas no se dejan quitar del cuerpo la última de sus túnicas. Aguardan los mozos y las mozas, mientras arde el fuego, y ríen y hablan y cantan; y una cantiga va derecha a un corazón, otra cae a tumbos por el monte abajo, y otra queda presa en los pinchos de un tojo.

Las castañas asadas son dulces, y el vino nuevo tiene picor. Entras las manos en la ceniza de la hoguera, y apañan las castañas asadas; y el vaso en el que la bota acuesta al vino, va lleno y vuelve vacío.

Aún hay cantigas en el aire, pero el coro ya no concierta y alguien grita su alegría, sin darse cuenta ya ni de que grita ni de que está alegre. Y siempre son ellas las que hunden las manos en la ceniza, como si fuesen a buscar castañas, y con una buena parte cogida, va a tiznar la cara de un mozo.

Puede haber de todo; puede haber solamente deseos de saltar; puede haber deseo de burla dirigido a un tonto; pero puede haber anhelo de llamar la atención, o de vengar un descasamiento. Porque el encanto de las mujeres coge, en muchos momentos, caminos desviados.

Murieron las castañas en el fuego, la bota ya está sin aliento y el garrafón no pesa; pero aún alrededor de la ceniza de la hoguera sin fuego estallan las risas en las gargantas nuevas. Diréis que los hojatos marchitados de las viñas son señal de muerte que trae el invierno. Diréis que el magosto es el final del fruto de los castaños; y tendréis razón; pero tendréis que confesar que las viñas convertidas en jardines son bien hermosas y que las castañas se queman entre las risas y entre amores.

Porque en nuestra tierra, hasta la muerte tiene encanto. Y si no lo creéis, venid a Galicia en el mes de San Martiño.

Florentino CuevillasFLORENTINO CUEVILLAS (Ourense, 1.886 – 1.958).
Aparte de ser escritor también fue un antropólogo y prehistoriador, nacido en la provincia de Ourense (España) contribuyó a la maduración de la prosa gallega, pero realmente por lo que destacó fue por su intensa labor dentro del ámbito científico. Fue miembro de la "Xeración Nós", del "Seminario de Estudos Galegos" y de las "Irmandades da fala".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Magosto02.11.2011 | O MAGOSTO (EL MAGOSTO).
Además de otros significados directamente relacionados, la palabra magosto, designa una celebración festiva y popular, tradicional en toda Galicia y, con mayores o menores similitudes en otras zonas del norte y oeste de la Península Ibérica. Es también una fiesta muy popular en Portugal, donde se la denomina "magusto".

Voto Bitácoras"La Morada del Búho" en los "Premios Bitácoras”

¿Te gustó esta firma de autor?… quizás quieras votarnos para los Premios Bitácoras.

  Celso de Ourense (@moradadelbuho)  

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
6 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

6 comentarios:

Benjamín Castro dijo...

Si es que Galicia tiene cosas maravillosas y Florentino Cuevillas relata a la perfección el otoño gallego.

Un saludo y te sigo leyendo.

Diego Martínez dijo...

Ya se respira aire de magosto y ese madrugón para ir a un monte a celebrarlo.

Un abrazo chico !!.

Bruno Fernández dijo...

¡Que bonita historia sobre el otoño gallego!.

Si es que Galicia tiene encanto hasta en el mes de San Martiño.

Salu2.

Rodrigo Rodríguez dijo...

¡Que bien ha plasmado Florentino Cuevillas la tradición de magosto!.

Un abrazo !!.

Pimpf dijo...

Yo quiero mi comentario en el que decía que lo curioso de Galicia es que siempre es verde, aún en otoño, y que me encantan los magostos y las castañas, que el único pero es la lluvia y el frío.

Bicos Ricos

BEA CUDI dijo...

Que morriña me entra y que recuerdos más bonitos me vienen a la cabeza.

Biquiños

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top