Diremos adiós dentro de ...

Destino.

  439     Destino     +18  

Destino

Taringa!

La miré y me gustó; la volví a mirar y me gusto más todavía. Dejé escapar un suspiro. Le sonreí, me estaba mirando y eso me llenaba de euforia. Nunca había sentido algo así. Ella tendría no más de 23 años, yo 25. El cabello oscuro caía graciosamente sobre una sonrisa que deleitaba a cualquiera. Una boca preciosa. No quise acercarme, el juego de miradas era muy alentador. Ella estaba sola pero yo no.

Mi amigo insistía en seguir la discusión, creo que más por captar mi atención que por resolver el conflicto. La música estaba fuerte y las luces molestaban. La gente que iba y venía entorpecía el diálogo de nuestras miradas. Volví a mirarla y esta vez fue más allá, con un guiño cómplice, me invitó a su lado. Di el paso que nunca me había animado a dar.

Mi amigo me siguió con la mirada. Me acerqué a ella, pero no le dije nada, tampoco la miré; caminé en dirección al baño, ella me siguió; entre y ella también. La esperaba con los brazos extendidos, ella se refugió en mi pecho. Tímidamente levantó la cara y nos besamos, nos acariciamos y nos quedamos mirando muy de cerca, su boca pegada a la mía.

La primera vez le dijo algo que fue para invitarla a mi casa. No estábamos lejos, por lo que decidimos caminar. Cuando llegamos liberé mi deseo. La volví a besar con pasión, besé sus labios, sus mejillas y cuello, ella respiraba cada vez más fuerte, cada vez más excitada. Nos recostamos en el sillón, ella quedó tendida de espaldas. Suavemente fui quitándole la ropa y cuando finalmente la tuve desnuda frente a mí, me invadió un calor que no había sentido jamás.

Besé sus pequeños pechos y turgentes; sus pezones respondieron a las caricias de mi lengua y poco a poco fui bajando por su cuerpo; me detuve un momento en el ombligo y luego seguí. Ya abajo, el deleite fue aún mayor, su sabor era especial y su suavidad inigualable. Se estremecía con las vueltas que mi lengua dibujaba en su vagina y no podía controlar sus gemidos, que se hicieron cada vez más fuertes y reales y hasta que dejé de reconocer su voz.

A mi lado yacía mi amigo que lloraba en sueño. Me desperté muy transpirada y sumamente excitada a las tres de la madrugada de, quizás,la noche más fría del invierno.

Pero, con seguridad, en el momento mas frío de mi vida. Estaba todo terminado y esto no podía confirmarlo de un modo más contundente.

Ahora sabía lo que me haría más feliz.

  Bruno Fernández (@BrunoFdz)  

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
4 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

4 comentarios:

Celso de Ourense dijo...

Bueno, una historia "light", aunque siento pena por el compañero.

Un abrazo chico !!.

Diego Martínez dijo...

Interesante historia, aunque no especificaste mucho cuando tuvieron sexo y eso me ha gustado.

Un abrazo chico !!.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Me ha gustado este relato, bien cuidado.

Un abrazo !!.

Pimpf dijo...

Vaya, y yo pensando que era una historia hetero y voy y me entero que es de dos chicas. Buen relato.

Bicos Ricos

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top