Diremos adiós dentro de ...

Leyenda de Puerto Rico: La Garita del Diablo.

  327     Leyenda de Puerto Rico: La Garita del Diablo  

La Garita del Diablo

Nuestro pensar

Con un grito de "alerta" el centinela comenzaba la jornada militar, esto se efectuaba frecuentemente para no dormirse y atestiguar su vigilancia. Misteriosamente, durante una noche oscura, desapareció un centinela de esta garita, surgiendo así la leyenda de "La Garita del Diablo".

Los habitantes de la isla de Puerto Rico, eran muy propensos a los ataques de piratas. Por tal razón tenían que pasarse la vida vigilando. La ciudad capital estaba rodeada (y aún está) por castillos y murallas. Alrededor de las murallas habían, entre trecho y trecho, unas garitas o torrecitas donde los soldados hacían su guardia día y noche. Por las noches se sentía la rondas de gritos que los centinelas gritaban para no dormirse.

-- ¡Centinela alerta! –. Le gritaba uno.
-- ¡Alerta está! –. Respondía el más cercano.

Entre todas las garitas, había una, la más distante y solitaria. Estaba sobre un acantilado profundo en el extremo de la bahía. En el silencio de la noche, el ruido del mar producía un rumor como si los malos espíritus estuvieran cuchicheando.´

Había un soldado al cual llamaban "Flor de azahar". El azahar era una flor muy blanca y como el soldado Sánchez tenía la piel blanca como el azahar, le llamaban así. Esa noche le tocó a Sánchez velar en esa garita.

Como de costumbre, los gritos de contraseña de los soldados se escuchaban de trecho en trecho. Pero, al llegar al de el soldado Sánchez, nadie contestaba. Solo se escuchaba el viento silbar y el mar con su rumor.

El miedo se apoderaba de sus compañeros que pasaron la noche temblando, del solo pensar, que le hubiese pasado a su compañero.

Al salir el sol, todos salieron corriendo hacia la garita a ver que había pasado, que se había quedado muda durante la noche. Encontraron el fusil, la cartuchera y el uniforme del soldado Sánchez. Había desaparecido sin dejar rastro.

Los soldados, que eran supersticiosos, comenzaron a decir que un demonio lo había sorprendido y se lo había llevado por los aires.

Desde ese día, a la garita del desaparecido Sánchez, se le conoce como “La Garita del Diablo”.

Eso fue lo que creyeron los soldados y el resto de la Isla.

Pero la verdad… esa se las contaré yo, ¿quieren saberla?. Pues aquí les va:

Sánchez (Flor de Azahar) era un soldado andaluz y muy guapo, que pertenecía al Regimiento de Caballería y tocaba una guitarra muy bella.

Diana, una mestiza, muy hermosa, vivía profundamente enamorada de Sánchez. Y Sánchez de ella. Se conformaban con mirarse y hablarse con los ojos. A Sánchez su ordenanza le prohibía acercarse a ella, y a ella, se lo prohibía su madre de crianza que era más estricta que un sargento.

Flor de Azahar (Sánchez) se comunicaba con ella, a través de su guitarra. En las noches la tocaba y cantaba. En el canto le comunicaba a Diana sus mensajes. Una noche le envió un mensaje, el cual solo ella podía comprender, que decía:

"Mañana cuando anochezca, veta a buscar a tu amor, porque lejos de tus brazos, se le muere el corazón".

La noche siguiente, Diana se levantó muy calladita y sigilosamente, salió de la casa para buscar a su amor. Cuando se encontraron, en la garita, se fundieron en besos y palabras de amor y decidieron huir lejos y vivir juntos para siempre.

Diana le había llevado un traje civil. El dejó en la garita el fusil, la cartuchera y el uniforme y sin hacer el menor ruido huyeron hacia la sierra y los bosques de Luquillo.

Allí, a escondidas del resto de la Isla, construyeron su hogar y vivieron el resto de sus días.

Dicen aún, en la garita, en las noches se escucha el rasgueo de la guitarra y una risa disuelta en el viento. Queriendo esto decir que Diana y Flor de Azahar se burlan de los que inventaron la “Leyenda de la Garita del Diablo".

Fuente | Proyecto Salón Hogar

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
4 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

4 comentarios:

Diego Martínez dijo...

Recuerdo que cuando pasé mi luna de miel en San Juan y fuimos visitar dichas garitas nos contaran esta fantástica leyenda.

¡Me ha encantado!.

Un abrazo chico !!.

Hablo lo que siento... dijo...

Que bonita la historia... como siempre y en estos casos, una historia de amor.

Geniales tus historias Celso.

Un besico
destroy114

Bruno Fernández dijo...

Que bonita leyenda... eso si, la cara de los demás centinelas al no ver a "Flor de Azahar" debieron de quedar acongojados.

Salu2.

Pimpf dijo...

Y seguro que eran soldados rasos, cumpliendo el servicio militar, vamos, normal que se fugase, y más con la bella Diana.

bicos Ricos

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top