Diremos adiós dentro de ...

Cuidado con quien hablas.

BrunoCuidado con quien hablas.
Artículo … 1.280.
Categoría … Noches de alcoba (+18).
Publicado por … Bruno Fernández.

Cuidado con quien hablas
Cinemelodic

Llego tarde a casa porque me he quedado demasiado tiempo pidiendo chuches. Siempre me sucede lo mismo. Me quedo más tiempo del adecuado, para recibir más chuches para mis hermanos pequeños, y luego tengo que caminar por las oscuras calles de mi barrio hasta llegar a mi casa. Es lo único que no me gusta de mi barrio, la falta de iluminación. Se arruinarán si ponen un poco de electricidad.

A lo lejos veo una figura negra y esbelta. Saco el móvil. Menuda mierda, no tengo cobertura. Doy media vuelta y decido seguir por otro camino.

¡Joder!, el corazón me late a mil, me dará un infarto como siga así. Vuelvo a mirar hacia atrás, para saber si esa figura sigue detrás de mi.

Suspiro y ralentizo mi paso cuando me doy cuenta de que no hay nadie a mis espaldas. Choco contra algo y vuelvo a mirar hacia el frente. Me atrevo a mirar hacia arriba, encontrándome con dos ojos mirándome atentos.

-- Vaya, perdón (el hombre me sonríe de forma siniestra). Está todo tan oscuro que no veo ni por done voy –.

Intento sonreír, pero mis esfuerzos no valen de nada.
-- Veo que has conseguido muchas chuches –. Mira mi bolsa.
-- Sí (alzo la bolsa). Este año la gente ha sido muy generosa –.
-- Ya veo –.
Se cruza de brazos.
-- Emmm… yo mejor me voy, no quiero preocupar a mis padres –. Pongo una excusa para alejarme de él.

Intento pasar por su lado, pero él me toma del brazo, impidiendo que pueda dar un paso más. Le miro nerviosa a los ojos. Son de un azul oscuro, tenebroso. Mi estómago se revuelve y mis piernas comienzan a temblar.

-- ¿Nunca te han dicho que no hables con extraños? (Trago saliva forzosamente. Él chasquea dos veces la lengua). Deberías tener cuidado con quién hablas –.

Intento alejarme de él, pero lo único que consigo es que él me cargue sobre su hombro, impidiendo que pueda escapar. Me remuevo una y otra vez hasta que noto un azote en mi trasero. Comienza a caminar hasta llegar a un callejón. Es lo único que odio de Halloween, cuando pasan las doce de las noche, las calles se quedan desiertas. No hay ni un alma.

-- Nos divertiremos nena –. Me deja en el suelo.

Da varios pasos hacia delante, hasta hacer chocar mi espalda contra la dura pared. Me toma de los muslos, haciendo que los ponga alrededor de sus caderas.

-- ¿Tus papis se preocuparán? –. Mientras me muerde el cuello.
-- N... no… no lo sé –. Tartamudeo, mirándole nerviosa.
-- Ahora te enseñaré por qué no debes hablar con extraños –. Me muerdo el labio inferior.
-- ¿Qué vas hacer? –. Me echo hacia atrás.
-- Enseñarte algo que deberías saber desde pequeña –. Me susurra seductoramente.

Oigo cómo se baja la cremallera y noto cómo se remueve para bajarse los pantalones y los calzoncillos. Me aparta las bragas y comienza a acariciar mi clítoris en círculos de una forma lenta y sensual. Echo el cuello hacia atrás, con los ojos entrecerrados.

-- Ahh (gimo cuando introduce los dedos). Fóllame –. Le pido sin pensar.

Una sonrisa sensual y torcida ilumina su rostro, le araño los hombros cuando comienza a embestirme de una forma dura y rápida.

-- Di mi nombre (Ordena sobre mis labios): Niall –.

Comienza a besar mi cuello mientras sus embistes se hacen rápidos y profundos. Lo aprieto contra mí con fuerza, perdiéndome en el éxtasis. Me muerde fuertemente el cuello, haciéndome daño.

-- ¡Niall! –. Grito de dolor y placer.

Se va deteniendo poco a poco, hasta que deja de moverse. Me vuelve a dejar en el suelo y me sonríe mientras se abrocha los pantalones.

-- Cuidado con quien hablas, nena –. Me vuelve a susurrar, antes de desaparecer ante mí.

No puede ser. Se ha evaporizado. Miro a mi alrededor asustada y, cuando giro el cuello, un dolor punzante se hace presente. Me palpo el costado del cuello y me miro la mano, para encontrarla llena de sangre. Me mareo y me desmayo, quedando inconsciente.

No recuerdo mucho más de aquella noche de Halloween, solo recuerdo esos ojos azules que me robaron el aliento. Esa fue mi noche de Halloween favorita.

Autor … Niall Horam.

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
4 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

4 comentarios:

Benjamin Castro dijo...

Eso le pasa por ir sola por una calle oscura aunque parece que le gustó mucho la compañía.

Un saludo y te sigo leyendo.

Lucía Magariños dijo...

Puffff, un poco chunga la historia pero a la vez excitante.

Un besito.

Celso Bergantiño dijo...

Guau, ¿y todo en la noche de halloween?... ¡Que pasada!.

Un abrazo chiquitín !!:

Marcos Castro dijo...

Mmmm interesante relato.

Un abrazote.

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top