Diremos adiós dentro de ...

Crisis bajomedievales: Los Irmandiños.

1.116 | Crisis bajomedievales: Los Irmandiños.
Historia de Galicia.

Irmandiños
Recreación "Guerra Irmandiña" (La hermandad del acero)

A finales del siglo XIII se inició una crisis económica que se acentuó en el siglo XIV, sobre todo con la Peste Negra de 1.348 que diezmó la población y obligó a los grandes propietarios a gravar con mayores impuestos a la población para poder mantener el nivel de sus rentas.

Las ciudades continuaron con sus luchas para librarse del dominio señorial y eclesiástico que derivaron en sublevaciones como las de Santiago, Ourense, Tui o Lugo, que pretendían ponerse bajo la protección directa del Rey.

Por otra parte, las grandes familias tradicionales gallegas (Andrade, Ulloa, Sotomaior, etc…) y los señoríos eclesiásticos sufrieron pérdidas parciales de su poder con la aparición, de manos de los monarcas castellanos, de otras importantes familias (Osorio, Sarmiento, etc…), en parte de origen exterior, deseosas de patrimonios; esto obligó, en ocasiones, a subenfeudar sus propiedades a estos nuevos encomenderios.

Esta situación de declive económico y conflictividad social ayuda a explicar los grandes conflictos sociales que, de las ciudades al campo, sacudieron Galicia a lo largo del siglo XV conocidas como "La Revuelta Irmandiña".

Fueron movimientos de carácter popular y antiseñorial, símbolo de la crisis del feudalismo. En estas revueltas se unieron todos los grupos sociales gallegos (Hidalgos, Burgueses, Marineros y Campesinos) para luchar contra los abusos de un grupo de magnates civiles y eclesiásticos, y que se puede considerar como los auténticos precedentes de los concejos populares.

Los primeros antecedentes se dieron en Santiago (A Coruña) y Ourense a inicios de siglo, en los que el denominador común fue las protestas contra los respectivos obispos. Pero serían dos lo grandes movimientos que trascenderían de los ámbitos locales.

La primera fue la denominada "Irmandade Fusquenlla" del año 1.431. Esta primera guerra irmandiña se inició con la sublevación de las Villas de Ferrol, Villalba y Pontedeume contra su señor, Nuño Freire de Andrade, apodado "El Malo". Estuvo dirigida por un hidalgo segundón de la nobleza, llamado Roi Xordo, y rápidamente encontró apoyo en las clases campesinas para atacar Santiago, aunque este primer movimiento fue reprimido con la ayuda de las tropas del propio Arzobispo Santiagués.

La segunda revuelta irmandiña, que se desarrolló en los años 1.467-1.469, fue en magnitud y efectos mucho más importante. Sus precedentes se encuentran en 1.458 con la creación de una nueva hermandad que comprendía la mayor parte de A Coruña y que se convertiría en el germen de la "Grande Irmandade Galega", la cual aglutinó a decenas de miles de ciudadanos de Galicia.

Esta nueva hermandad pretendió dar respuesta al alzamiento de los señores feudales contra Enrique IV, que fue el auténtico beneficiado de esta situación. Cuando el monarca fue depuesto por los nobles en el año 1.465 buscó el apoyo de las clases populares quejosas de los abusos señoriales.

Fue en este contexto cuando Enrique IV aprobó la hermandad gallega, pero cuando ya no le sirvieron a sus propósitos envió un ejército a los nobles gallegos para extinguir el movimiento irmandiño. Fue en este momento (1.467) cuando se desató la revuelta con toda su virulencia que logró éxitos parciales como la victoria sobre los magnates castellanos en la "Batalla de Olmedo".

En la Villa de Melide se celebró una reunión en la que se decidió exigir a los nobles gallegos la entrega de sus castillos, a la cual se negaron, a excepción de Sánchez Ulloa que entregó la Fortaleza de Xuvencos.

Tras la negativa se organizó un ejército de unos 80.000 hombres, en su mayoría campesinos mal pertrechados, al mando de representantes de la baja nobleza como Pedro Álvarez Osorio, Alonso de Lanzós o Diego de Lemos, cuya misión principal fue el ataque a todas las fortalezas gallegas que, en número cercano a 130, fueron destruidas; además, también los irmandiños decidieron unilateralmente la supresión de impuestos y la revisión general de tributos.

Las tropas nobiliarias, refugiadas en la villa fronteriza de Monzón para idear un plan de ataque entre el Arzobispo de Santiago, Alonso Fonseca, Juan Pimentel y Pedro Madruga, este último como cabeza más visible.

El avance fue fulminante y rápidamente el movimiento irmandiño fue reducido a la ciudad de Santiago, que tras dos meses de sitio tuvo que rendirse. La represión que siguió a la victoria no fue muy dura, probablemente por la extraordinaria participación campesina, centrándose en la obligación de reconstruir las fortalezas devastadas.

Afianzada de nuevo la situación nobiliaria gallega, a la muerte de Enrique IV (1.454-1.474) los magnates gallegos vieron la posibilidad de recuperar su hegemonía en Galicia aprovechando la nueva disputa sucesoria que enfrentaba a Isabel "La Católica" y a Juana "La Beltraneja", apoyando los gallegos a esta última con Álvarez Sotomaior y Pardo de Cela a la cabeza.

Una vez ocupado el trono por los Reyes Católicos, impusieron su Justicia en el Reino de Galicia y persiguieron a los nobles que se les habían enfrentado; derribaron algunas fortalezas y desterraron a los principales nobles opositores.

Galicia, al final de la Edad Media era una región empobrecida y comenzó la Edad Moderna en condiciones de inferioridad con respecto a otras áreas de la Corona Castellana.

Fuente | Español sin fronteras.

» Celso Bergantiño.

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Benjamín Castro dijo...

Bufff, la matraca que nos diera la profesora de gallego con este tema.

Un saludo y te sigo leyendo.

Lucía Magariños dijo...

Importante etapa en la historia de galicia.

Un besito.

Bruno Fernández dijo...

Yo hiciera un trabajo sobre las guerras irmandiñas y sacara buena nota sobre el tema :P.

Salu2.

Marcos Castro dijo...

Una triste etapa en la historia de Galicia.

Un abrazote.

Pimpf dijo...

Así comenzó la Edad Moderna y así continuó, hasta el día de hoy, casi a la cola de España inexplicablemente, porque Galicia es una de las regiones más ricas en recursos.

bicos ricos

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top