Diremos adiós dentro de ...

Espejos.

  241     Espejos     No recomendado para menores de 18 años  

Espejos

Después de dar un recorrido por toda su casa llegamos a la alcoba principal. Este hombre tenía una gran obsesión por los espejos. Su casa entera estaba repleta de ellos y su habitación no era la excepción. En la pared derecha había un gran espejo con marcos de madera, muy rústico y hermoso.

Me abrazó frente a éste y besó mi cuello. Parecía que la imagen reflejada le excitaba. No dejaba de ver a aquellas dos personas besándose y dándose calor. Todo era muy extraño, la habitación estaba en penumbra y una cierta luz fantasmal alumbraba la habitación, pero nosotros disfrutábamos el momento.

De pronto empezó a desabotonar mi blusa y yo sólo estaba ahí parada frente a él dejándolo hacer todo lo que quisiera. Se puso detrás de mi y me acarició la entrepierna, acercó su pelvis a mis muslos y pude sentir su erección que me empujaba hacia la pared.

Pasaron unos cuantos minutos y ya estaba completamente desnuda. Frente al espejo podía verme parada, miraba mi cuerpo desnudo y sus manos recorriéndolo. Siguió besándome e hizo que me acostara en la alfombra. Nuestros cuerpos se confundían con los de las imágenes del espejo.

De pronto ya no éramos nada, sino solo unas imágenes reflejadas, pero el placer que irradiaban éstas nos pertenecía. Sus manos estaban ya por todo mi cuerpo y sus labios fueron viajando desde mi boca a mis senos.

En el espejo, pude ver que mis pezones se endurecieron y sintieron todo el placer de aquella lengua, que podría yo decir, que tenía mucha experiencia. Fui sintiendo las ondas de placer mientras él guiaba sus dedos lentamente por mi vagina. Sentía la tensión maravillosa en mi clítoris mientras él movía los dedos hacia delante y hacia atrás. Hizo separar mis piernas y pude ver en el espejo mis partes escondidas. Se agachó hacía mí y sentí como su pene tocó mi vagina y gemí y suspiré, colocó su cabeza entre mis piernas.

Sentía el terciopelo de su lengua recorriendo mi partes más sensibles, más íntimas y justo cuando iba a explotar de placer, cuando creía que ya no podía seguir así ni un minuto más, paro de hacerlo, pude oír mi voz quejándose, rogándole que siguiera, pero claro, aún no habíamos terminado.

Él puso su miembro en mis manos y me pidió que lo acariciara. Quería que se endureciera, agrandarlo.

Así que lo tomé, su polla se veía mucho más grande en el espejo, mis manos pequeñas guardaban a un gran y ardiente miembro entre ellos. Fue creciendo y creciendo hasta que ya no cabía entre ellas y observaba, como, con pequeños movimientos, dirigía su pene hacia adelante y hacia atrás hasta que se puso durísimo y se paró, me levantó del suelo e hizo que me acostara atravesada en su cama. Descubrí que en el techo también había un espejo. Abrió mis piernas de nuevo y pude ver la carne rosada de mis partes. Él tomó mis manos y las puso entre mis piernas, en el espejo veía como aquella mujer, con la guía de su pareja, se tocaba. Sabía como, que tan fuerte, que tan suave, cuando detenerse para que no terminara.

Volvimos a la cama y se posó en mí. Sentía toda su polla dentro de mí, con suaves movimientos fuimos obteniendo el placer hasta explotar de excitación. Mi cuerpo se replegaba al de él, éramos uno solo.

Veíamos en el espejo como nuestros cuerpos jugaban, se fundían uno con otro, ardían de pasión. Las imágenes se fueron multiplicando y de repente estábamos rodeados por hombres y mujeres ante un volcán de excitación sexual.

La noche no terminó ahí, seguimos dándonos placer hasta que nuestros músculos se contraían una y otra vez, hasta que nuestros dedos se entumecieron y nuestros ojos se quedaron en blanco.

Imagen | Sintagma in blue

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
4 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

4 comentarios:

Diego Martínez dijo...

Tener unos espejos mientras follas debe de tener su punto mirarte...

Un abrazo.

Bruno Fernández dijo...

¿Que punto, no?... Tener la habitación llena de espejos, ¡hasta en el tejado!.

Debe de ser una gozada.

Salu2.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Yo tengo varios espejos (del armario) y cuando tienes sexo es una cosa morbosa, de vez en cuando mirar al espejo y verte como tienes sexo.

Un abrazo.

Pimpf dijo...

Uhmm, a mi me gusta el tema espejos, no verme a mi, que más bien me desagrada, pero ver a través del espejo si, es como un televisor.

Bicos Ricos

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top