Diremos adiós dentro de ...

Anatomía de un enfermero.

890 | Anatomía de un enfermero.
El diario de Bruno Fernández.

Enfermero
Fotolog

Mi inclinación por ser enfermero se puso de manifiesto cuando tenía 14 años, porque veía a mi madre llegar del trabajo sabiendo que había ayudado a las personas que estaban internas en un hospital y que debido a su buen hacer y a su ánimo pues contagiaba a esas personas que estaban postradas en una cama y que tenían que estar mucho tiempo en ella, haciendo que su estancia lo llevaran con ánimo y con calma.

Es por ello que decidí seguir los pasos de mi madre, estudiar una carrera que para mi es bonita y que sales con una sonrisa sabiendo que has hecho una buena labor y sabiendo que has ayudado un poco a esa persona que por desgracias de la vida tiene que estar un tiempo acostadas.

Una vez que había sacado dicha carrera y después de haber aprobado las dichosas oposiciones al SERGAS, meses después empecé a trabajar en Urgencias y recuerdo que estaba todo nervioso, que no me salía nada y por suerte estaba mi madre desempeñando ese turno que le tocaba.

Recuerdo que el primer día no daba una a derechas (seguramente sería lo normal) y recuerdo que mi madre siempre me decía: "Mangonéame todo lo que quieras, sabes que estoy aquí para echarte una mano, hijo".

A medida que iban pasando los días pues ya me adaptaba a la vida de Urgencias hasta llegar a ser el enfermero que soy hoy en día, gracias a las personas que hicieron que aprendiera y me adaptara lo más rápidamente posible.

Pero también ser enfermero, pienso, que también es implicarse con los pacientes: dándoles apoyo en los momentos más difíciles, intentar que estén contentos y sobre todo, prestarles la atención que merecen.

También hay momentos de tristeza, porque cuando te implicas tanto en un paciente pues la vida le da un duro revés y tristemente ese paciente pierde la vida.

Recuerdo un caso de un accidentado de moto (tenía unos 35 años), que no llevaba casco y entró en urgencias en situación crítica y los médicos dijeron que, seguramente, que de esa misma noche no pasaba.

La familia estaba allí, en la sala de espera de urgencias, esperando tan terrible noticia o que sucediese un milagro.

Estuve siguiendo la evolución del motorista, he de decir que el chico aguantó tres días, hasta que su vida se apagó un día de madrugada.

Me tocó a mi darle la noticia a la madre del chico (aunque lo más normal sería que se lo dijese un médico, pero de aquellas estaba muy liado con otro paciente).

Aún tengo en mi mente las palabras que le dije a la mujer: "He de decir que su hijo estuvo aferrándose a la vida todo este tiempo, fue un valiente, pero he de decirle que ha fallecido hace unos minutos".

La madre se abrazó a mí llorando y yo le devolví el abrazo acariciándole la espalda de tal manera que intentaba tranquilizarla, aunque no se fácil, dándole palabras de aliento a la mujer.

Desde hace unos años estoy en la planta infantil de un hospital de A Coruña, cuidando a esos niños que mas que nunca necesitan mimos, atenciones, etc…

Yo estoy orgulloso de mi trabajo, ya sean turnos, dobles turnos o estar 24 horas trabajando (o incluso 36 horas, en una ocasión)… Puedo estar de mala leche, tener un mal día o simplemente, no estar de buen humor, pero sé que no puedo descargar mi ira en esas personas que no tienen culpa de estar en una cama y que siempre les pongo buena cara.

Como dije antes, no me arrepiento, ¡me gusta lo que hago!, aunque otros piensen que estamos ahí solo porque ganamos un buen dinero.

Pienso que ser enfermero hay que sentirlo, vivirlo, tendrás momentos de alegrías y de tristeza pero no deja de ser una profesión noble.

Bruno Fernández | @BrunoFdz

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
9 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

9 comentarios:

Benjamín Castro dijo...

Apasionante... no tengo más calificativos.

Un saludo y te sigo leyendo.

Diego Martínez dijo...

Orgulloso de tu trabajo y eso me alegra.

Un abrazo chico !!.

BEA CUDI dijo...

Te creo, porque aunque hay momentos como bien dices que tienen que ser un mal trago, creo que es una profesión preciosa y nada que ver con la de los médicos, pues se está mucho más en contacto con la gente..
Y si aun encima te gusta lo que haces, muchisimo mejor.
Un saludo

Celso Bergantiño dijo...

Por lo menos haces más llevadera la estancia a esas personas que por desgracia tienen que pasar un tiempo en una cama.

Un abrazo niño !!.

Christian Ingebrethsen dijo...

Algo parecido me pasó a mí y aunque mi gran sueño es y será ser cantante de ópera de pequeño siempre me llamaban mucho la atención cuando en las series policiacas aparecían los técnicos de laboratorio cotejando muestras.

Un abrazo.

Driver GT dijo...

Y tan loable profesión. ¡Y tan necesaria!

Acompáñame Podemos-juntos dijo...

Eso es estar orgulloso. Un besazo.

Esperamos que algunas vez también nos visites tu y nos dejes tu opinión sobre lo que colgamos, nos gustaría saber más para poder mejorar.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Una profesión necesaria.

Un abrazo !!.

Gary Rivera dijo...

Te doy la razón no cualquiera puede ser enfermero, se necesita aplomo! Fuerza! Coraje, tener la capacidad de amar y proteger a un perfecto extraño, ser duro para soportar el dolor ajeno y quebrarse ante el. Tener el suficiente estomago para soportar lo peor, presenciar secreciones ajenas! Uuf yo no podría! He tenido mucha suerte con los enfermeros con los que trabajo! Todos son muy chéveres!

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top