Diremos adiós dentro de ...

El enemigo en casa.

  376     El enemigo en casa  

Fotograma de la película El resplandor

Fotograma de la película “El Resplandor” (Judex).

En esta ocasión, si me lo permitís, le pedí este dí­a a Celso para publicar un artículo que leí hace tiempo en la página "Ambiente G", del cual soy lector diario desde que descubrí dicha página y he de decir que tiene unos artículos y opiniones realmente interesantes que merece la pena leer y que de seguro no os defraudará.

Dicho artí­culo fue publicado el 31 de agosto de 2.010 y que me sorprendió gratamente porque esa situación que comenta el autor lo he vivido en mis propias carnes (y seguramente en la piel de los que día a dí­a nos visitáis).

Originalmente el artí­culo es de "Peibols" (editor de dicha página web), pero he cambiando algunas palabras que creo que eran apropiadas (pocas, no muchas) pero al final del artículo tenéis el enlace para ver el artí­culo original.

¿Que pasa cuándo tenemos al enemigo (homofóbico) en casa?.

Una de las cosas que más me fascinan de los heterosexuales, hablando de forma genérica claro está, es que no tienen que estar defendiendo continuamente que son heteros. Ni tienen que explicar porqué tardaron tanto en decir que lo son. O en defender el porqué tienen que hacer pública su heterosexualidad.

A los homosexuales no nos dejan bajar la guardia nunca. Que oye, mira, sus ventajas tiene, porque estás entrenado para la lucha verbal, para la defensa de tus derechos y libertades. Te sale solo, vaya. Y luego tienes que defender ese disco tan malo de Madonna y tienes una práctica tremenda en defender lo que para ti es básico y obvio y para tu interlocutor son puras patrañas.

Desde que te gritan "maricón" por primera vez en el instituto, pasando por los primeros insultos por ser bollera en el recreo del cole llegando a cosas peores si eres transexual. Por no hablar de la violencia física. Cosas lamentables a las que te vas haciendo y coges fondo para la "defensa personal".

Muchos hemos tenido y seguimos teniendo la suerte de encontrar un gran apoyo en casa. De puertas para fuera, te has hecho un caparazón, una coraza que te protege de insultos, chorradas y pamplinas que te pueda decir gente que te importa un bledo. Pero sabes que al llegar a casa podrás relajarte y no tener que estar a la defensiva.

¿Pero qué pasa cuando tienes al enemigo en casa? A ver, no digo en casa directamente. Me refiero a los familiares "satélite". Ya sabes, la clásica prima hermana que siempre te tuvo envidia, ese hermano de tu padre tan carca o esa tía de tu madre que jamás te miró bien.

Imagina la clásica situación. En tu casa estás más fuera del armario. Y llevas a tu pareja a casa, donde le reciben como a uno más. Una más. Y tú eres feliz, porque la familia debe ser eso: amor, sin importar con quién. O si esto de "la familia" no te gusta, porque eres muy cristiano apostólico y romano, pongamos tus muy más mejores amigos (que son la familia sin que haya lazo de sangre).

El caso es que llega ese momento en la vida en el que decides formalizarte y casarte. Aprovechas a casarte ahora, antes de que el Tribunal Constitucional dicte sentencia al recurso presentado por el Partido Popular y lo declare inconstitucional y no puedas casarte. O le cambien el nombre para que no sea un "matrimonio". Bueno, el caso, que preparas ese día tan especial para ti, para tu pareja y para tu familia. Esa familia que te quiere por lo que eres. Y quieren verte feliz.

Luego llega el clásico tío amargado o el amigo insoportable que suelta la clásica frase homófoba, aprendida de carrerilla de algún canal de televisión de ideologí­as homófobas. Y aunque te muestras fuerte y hasta eres capaz de capear con la situación, acabas con la misma sensación de frustración.

Creías tener años de práctica, de caparazón y de coraza; creías conocer las respuestas efectivas a estos dichos homófobos; creí­as que ya no te afectaban. Pero te afectan. Te dejan ese leve nudo en el estómago. Que no sabes si romper a llorar bajo la ducha o si romper algo en la cara de quién te ha dejado así.

Lo mejor en estos casos, querido lector de "La Morada del Búho", es pasar de todo. Si te llaman enferma, haces bien en no querer curarte. Si te llaman desviado, hiciste bien en poner el intermitente. Si te acusan de ser como eres por no haber estado en la cama con un hombre de verdad, igual es que es lo que realmente le pone a tu interlocutor. Si te dicen que es porque no has estado con una mujer, igual es que a la que te lo dice se muere por probar la bollerí­a fina.

Y pase lo que pase, no dejes de sonreí­r, porque eso es lo que pretenden o quieren.

Como decí­a Isabel Pantoja: "dientes, dientes, que es lo que les jode”.

Artí­culo original | Ambiente G

¡Participa en "La Morada del Búho”!:
05.04.2012 |
Tú eres el protagonista.

  @BrunoFdz  

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Diego Martínez dijo...

A veces cuesta... pero el hecho es estar rodeado de personas que te respeten, te quieran, y te acepten... y asi, es más fácil. (o lo hace más facil).

Celso de Ourense dijo...

Siempre está el típico amigo familiar que va de tolerante pero a la hora de la verdad suelta la típica fracesita de las narices.

Un abrazo chico !!.

Gary Rivera dijo...

debe ser muy dificil, escribi sobre eso pero decidi pedirle a damian que lo publique esn su blog, un amigo mio fue golpeado por su padre cuando le confeso que era gay momentos antes de entrar a un prostibulo, donde lo habia llevado su viejo "porque ya era tiempo" de que se haga "hombre".

Llego al colegio golpeado y estuvo mal casi una semana, las heridas ya han curado y gracias a el me he dado cuenta que esto de la homofobia es una tremenda cojudez! y que el enfermo es realmente el homofobo!

Pimpf dijo...

Es una mezcla entre el dientes dientes y el a quién le importa. Pero vamos, esto tiene muchas connotaciones que yo todavía no tengo ganas de asumir o esperar, yo quiero seguir haciendo mi vida tranquila, sin hacer tampoco bandera de con quién me acuesto o dejo de acostar.

Bicos Ricos

Sergio dijo...

Me ha gustado este post, yo tengo unoos padres muy comprensivos, pero, es cierto que siempre hay algún familiar satélite por ahi tocacojones, eso si, nunca se han atrevido a decirme nada directamente a mi a la cara porque el día que lo hagan los pongo a parir...

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top