Diremos adiós dentro de ...

El baile eterno.

Imagen | Artelista.

El baile eterno La música ha empezado a sonar, recuerdo los pasos que han de acompañarle. La melodía me invade. Ya alcanzo a oír las llaves en el pasillo. Las ha introducido en la cerradura. Está a punto de entrar. Ésta va a ser otra noche gloriosa. Mi cuarta noche gloriosa.

Escucho sus pasos dentro del piso, su jadeo por venir corriendo por la oscura calle bajo esta incesante lluvia. Deja las llaves en la entrada, junto al bolso, en una especie de mueble cuyo principal fin es realizar esa función. Suspira, se siente segura.

Cuelga el abrigo, empapado, en el perchero que se encuentra al lado de la puerta, en la misma entrada, a la vez que observa el paraguas en el paragüero con cierta incertidumbre, pensando quizás “yo calada hasta los huesos y tú calentito dentro de tu casita”. El mundo no es siempre justo.

Descubro que el mueble de la entrada no es tan sólo un mero apoyo para dejar las llaves. Se quita los zapatos, negros, de tacón alto, sin duda elegantes, y los mete dentro de aquel mueble.

Una vez descalza se dirige hacia el salón, cuyo suelo está recubierto por una gran alfombra que no deja ni un resquicio para ver el color de las baldosas, y se mete en una de las habitaciones que comunican directamente con aquella sala. Es un piso pequeño. Hay dos puertas en dicho salón: una que comunica con su habitación y otra tras la que se encuentra el cuarto de baño.

Ahora la puedo observar en su habitación. Se está desvistiendo. Se quita la ropa empapada y la va dejando encima de la cama. Primero la camisa blanca de seda, que ofrecen unas transparencias de las que me cuesta retenerme y esperar al momento oportuno, después la falda negra, ajustada, marcando unas exuberantes curvas en su cuerpo, tras ella se deshace de las medias, quedándose tan sólo en ropa interior, blanca, por supuesto, concordando con aquella camisa despojada en primer lugar. No tarda en desabrocharse aquel sostén y en desprenderse del minúsculo tanga que apenas tapaba algo. Cada vez me resulta más difícil aguantar, pero una obra caritativa siempre ha de hacerse en las mejores condiciones, hay que esperar al momento justo, aunque la música se escucha cada vez más alta, con más fuerza y belleza. Abre el armario, saca de allí ropa cómoda y se viste con ella rápidamente. Cada vez queda menos.

Sale de la habitación para dirigirse esta vez hacia el baño. Lleva el pelo empapado cuando se mete, pero al salir puedo ver que su cabello negro está mucho menos mojado, aunque no totalmente seco.

Vuelve a dirigirse hacia su habitación, pero ahora sale de allí muy rápidamente y se desplaza hacia la entrada, donde hay una puerta que comunica con la cocina. Entra y desde el lugar donde me encuentro puedo oír cómo abre y cierra el frigorífico y cómo abre y cierra el cajón de los cubiertos. Algo ha cogido para comer.

Ahora regresa al salón, enciende la tele y pone una película en el DVD. Se sienta en el sofá y puedo ver que lleva en sus brazos una gran tarrina de yogur de frutas variadas y desnatado. Ella no me ha visto. Todo está saliendo perfecto.

En aquel momento salgo de detrás de las densas cortinas que están situadas a cinco o seis metros del sofá que ella ocupaba. Me acerco sigilosamente, cual leopardo acechando a su presa. Un paso… dos… tres… Pero algo se me escapó. Encima de la televisión había una vitrina, cuyas puertas eran de cristal. Por culpa de tales puertas se reflejó mi rostro y ella se giró rápidamente gritando despavorida.

Empezó a lanzarme todas las cosas que encontraba por la casa, sabiendo que nada de lo que me lanzara detendría el destino. Su llanto la delataba. Ella estaba preciosa y yo sólo estaba allí para ayudarla.

Me abalancé sobre ella con el fin de parar sus continuas agresiones. Debo reconocer que era una chica valiente. La tiré al suelo y le pegué varios puñetazos en la cara, quizás seis o siete. Se quedó inmóvil sobre aquella alfombra. Todavía respiraba. Todavía sufría. Aunque cada vez menos.

La levanté con mis brazos y la tumbé en su cama. La até, como a las otras. Comenzaba el ritual.

Limpié su cara llena de sangre y pude volver a ver aquel bello rostro, aquel rostro eterno. Su mirada estaba perdida, aún no me decía nada. Antes de comenzar a bailar, esperaré.

Ahora me mira, se siente asustada, pero pronto estará aliviada. Por fin me habla su mirada, qué sensación única vivo en estas ocasiones.

“Tranquila, que yo sólo he venido aquí para ayudarte”, le dije de buenas maneras y susurrando. Pero ella comenzó a gritar de nuevo, como una loca histérica. No ponía las cosas fáciles. Lo único que ganó con eso es recibir un nuevo puñetazo y taparle la boca con cinta aislante. Ahora el silencio nos unía. “Ahora vuelvo”, volví a susurrar.

Fui a la cocina, busqué el cuchillo más afilado que tenía y volví a la habitación, donde ella me esperaba impaciente. Al verme con el cuchillo se alborotó demasiado. Su mirada no sólo me decía que tenía miedo, sino también angustia, agobio e, incluso, sumisión. Son reacciones típicas en los primeros momentos. Comenzaba el baile.

“No te preocupes, no va a durar mucho, aunque al principio quizá te duela algo”. Estaba totalmente excitado. Sólo pensaba en su eternidad, en qué diría mañana de mí la prensa. Seguro que me tratarían esta vez como un buen hombre. Una persona que intentaba ayudar a la gente.

Hundí la punta del cuchillo en su muñeca derecha y a partir de ahí comencé a dibujar su cuerpo con aquel utensilio que utilicé las veces anteriores, pero que siempre tomé prestado de aquellas chicas. Subí hasta el hombro derecho y bajé por tal costado hasta llegar a su tobillo. Tras ello volví a subir hasta el ombligo y a bajar por la pierna izquierda hasta su otro tobillo. Subí por aquel costado hasta que llegué al hombro, donde empecé a pasar el cuchillo por su brazo izquierdo hasta la muñeca.

El ritual estaba a punto de terminar. El dibujo estaba casi hecho. Ella seguía viva, pero cada vez más débil, su sangre iba saliendo de su cuerpo para depositarse por toda la cama y el suelo de la habitación. Ya apenas se movía y se quejaba. Sabía que yo sólo la iba a ayudar, ya se sentía más aliviada. Me encanta esta sensación.

Decidí terminar con el baile y con su cuchillo le acaricié el cuello. Ya no respiraba, ya no se movía, ya no sufría. El baile casi había terminado, pero aún se escuchaba un poco de música.

Le robé el rostro a aquella preciosidad. Estará eternamente agradecida. Su rostro permanecerá perpetuo pase lo que pase. Yo no lo guardaré, junto al de las otras tres chicas anteriores. Pero he de seguir aliviando el sufrimiento de esas mujeres que no quieren envejecer; que tienen miedo. Yo las voy a ayudar.

Mi padre tenía razón. Así quedarán bellas eternamente. Como mamá.

Mas relatos | Relatos de terror Halloween.

111

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Diego Martínez dijo...

¡Madre de Dios que angustia!, a medida que iba leyendo se me estaban poniendo los pelos como escarpias.

Como tenga pesadillas... ¡Te mato!.

Un abrazo.

Bruno Fernández dijo...

Me he acojonado con la historia, madre mía que sufrimiento.

Salu2.

Fran dijo...

Uffff, que buena historia!! Enhorabuena por el blog, tienes mi voto para los bitácoras. Si te gusta viajar te invito al mío, myguiadeviajes.
Saludos y mucha suerte.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Impresionante relato... ¡Me ha encantado y angustiado!.

Una muerte lenta y dolorosa es lo peor que hay.

Un abrazo.

Blacktjp dijo...

Woww!! que impresión me deja .Muy buen relato , emocionante y estoy de acuerdo en lo angustioso también .
Saludos.

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top