Diremos adiós dentro de ...

Defensa del Puente de San Paio.

856 | Defensa del Puente de San Paio.
Historia de Galicia.

Ponte Sampaio
Xacobeo

A poco más de 20 kilómetros de Vigo (Pontevedra), el llamativo puente de diez arcos que une los términos municipales de Pontevedra y Soutomaior fue escenario de la última batalla en Galicia contra el ejército de Napoleón, durante la Guerra de la Independencia. Ocurrió los días 7 y 8 de Junio de 1.809, y con ella se derrotó definitivamente al Sexto Cuerpo del ejército francés bajo el mando del mariscal Michel Ney, duque de Elchingen, y finalizó la ocupación francesa de Galicia.

El puente, de origen medieval, da nombre a la parroquia pontevedresa de Ponte Sampaio, ubicada en la desembocadura del río Verdugo, en la ría de Vigo. La batalla que a continuación os voy a narrar estuvo precedida por el levantamiento del pueblo de Vigo y la expulsión de las tropas francesas invasoras al mando del general Chalot. Gesta que Vigo conmemora en el "Día de la Reconquista", el 28 de marzo, y por la que obtuvo el título de Ciudad Fiel, Leal y Valerosa.

Los mariscales Soult y Ney, de vuelta el primero de la desgraciada expedición a Portugal, y el segundo de su rápida excursión a Asturias, concertaron el 29 de mayo en Lugo obrar en combinación para destruir el ejército de Galicia, que empezaba a organizarse. Realizando el plan acordado, avanzó Ney sobre Santiago con 18 batallones (8.000 infantes), 1.200 caballos y 13 piezas. para arrojar de nuevo a los patriotas gallegos de Vigo y Tui y ocupó el 2 de Junio la capital compostelana, de donde algunos días antes, el 23 de mayo, el brigada D. Martín de la Carrera había arrojado la división francesa del General Maucune, haciéndole replegar hacia A Coruña.

Esperando Ney la cooperación, por la parte de Ourense, de Soult, encargado de batir al marqués de La Romana, no salió de Santiago hasta el día 5, deteniéndose el 6 en Pontevedra, y en la mañana del 7 se dirigió a atacar a la división del Miño, que mandaba entonces el Conde de Noroña, recientemente nombrado, apostada en la orilla izquierda del Oitaben, cuyo río tuvieron los españoles que pasaban en barcas la noche del 6, al replegarse desde Pontevedra, por haber sido cortados cuatro arcos del Puente de San Paio por el General Morillo, creyendo éste que las tropas de Noroña podrían retirarse por el Puente de Caldelas, paso conservado y defendido.

Componían la división unos 10.000 hombres, la tercera parte sin fusibles, algunos caballos y nueve piezas de campaña, que con dos morteros llevados de Vigo artillaban algunos atrincheramientos de poca importancia, enfilando los principales fuegos, desde lo alto de una eminencia, el camino que se dirige al puente. La vanguardia, regida por D. Ambrosio de la Cuadra, y el regimiento de Lobera, que mandaba D. José Joaquín Márquez, defendían el paso del Puente de Caldelas, dos leguas más arriba; y a la izquierda del Puente de San Paio se situaron algunas lanchas cañoneras para hostilizar la derecha del enemigo.

Este se presentó en la mañana del 7 en la orilla opuesta, procediendo a Ney al reconocimiento del río y de las posiciones españolas, que cañoneó con su artillería una vez convencido de que era imposible el paso, sosteniendo los nuestros el fuego con la mayor energía hasta las tres de la tarde, en que cesó el de los franceses.

El siguiente día renovó el Mariscal Ney el ataque, tentando la caballería el tránsito del río por un vado largo que deja la marea baja a la izquierda de San Paio, al mismo tiempo que trataba de envolver la derecha de nuestra extensa línea por el puente de Caldelas, no cortado como el de San Paio; más en todas partes fueron rechazadas sus columnas, y sospechando que el Mariscal Soult nada había hecho para ayudarle por la rivalidad que entre ambos existía, temió verse comprometido en aquel apartado extremo de la Península, y en consecuencia decidió retirase, como lo efectuó el 9 por la mañana hacia Pontevedra y Santiago, desde donde, después de recoger la guarniciones de Ferrol y A Coruña, se dirigió lentamente a Lugo y luego a Astorga en los primeros días de Julio, quedando con esto libres completamente de enemigos las provincias gallegas; pues el Mariscal Soult, sin cuidarse de destruir ni perseguir tan siquiera a La Romana, había pasado el Sil por Monte Furado, llegando el 23 de Junio a Puebla de Sanabria, desde cuyo punto de encaminó a Ciudad Rodrigo.

Tal fue el admirable resultado de la gloriosa acción del Puente de San Paio, que costó a los franceses unas 700 bajas y escasamente 200 a los españoles, habiéndose distinguido, además de los ya nombrados, el brigada D. Martín de la Carrera, el Coronel D. Pablo Morillo ("El León de Sampaio"), el Teniente Coronel D. José Castellar, el Oficial de Artillería D. Antonio Roselló y el joven Subteniente de la misma arma D. Jerónimo Salamanca, que fue herido gravemente el día 8 al colocar una pieza a distancia de tiro de pistola del enemigo, falleciendo de sus resultas el 26 en el Hospital de Santiago, a los 17 años de edad.

El primer homenaje les llegó con el centenario de la batalla, y fue el Monumento a los Héroes de Ponte Sampaio levantado en la Plaza de España de Pontevedra, por iniciativa del Centro Gallego de Madrid y suscripción popular, y una lápida conmemorativa en la Iglesia Parroquial de Santa María de Ponte Sampaio.

Ahora también a los dos lados del puente se pueden leer inscripciones laudatorias. En el lado de Ponte Sampaio (Pontevedra), se colocó una en el 175º aniversario de la heroica batalla, y en el de Arcade (Soutomaior), otra con motivo del Bicentenario, en 2.009.

Fuente | 1.808 – 1.814.

Celso Bergantiño | @moradadelbuho

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Benjamín Castro dijo...

Como siempre los gallegos mandan :P.

Un saludo y te sigo leyendo.

Diego Martínez dijo...

Lo nuestro es nuestro... olé por nuestros antepasados gallegos.

Un abrazo chico !!.

Bruno Fernández dijo...

¡Si señor!... Había que defender lo nuestro.

Salu2.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Me ha gustado esta historia gallega, así en modo crónica es más interesante.

Un abrazo !!.

Melvin dijo...

Tal cual un capítulo bélico de nuestra España con tintes de esa Galicia siempre tan audaz... Se respira el clima...Besotes.

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top