Diremos adiós dentro de ...

Amigos de verano.

  406     Amigos de verano     No recomendado para menores de 18 años  

Amigos de verano

Diario de un hombre libre

Él se llamaba Sergio y era bastante algo, delgado y de músculos algo trabajados, cabello negro y lacio, piel pálida y los ojos más verdes del mundo. Tenía 19 años, yo también. Recuerdo que le gustaba el mar, se la pasaba nadando sin cansarse toda la mañana, pero luego salía porque no le gustaba el "hormiguero" (como él decía) en que se convertiría la playa más tarde.

Fue por el hábito compartido de nadar en el mar a la mañana en que nos vimos por vez primera. Cómo estábamos casi solos, me acerqué y empezamos una charla aquí mismo, en el agua; cuando me enteré de que leíamos a los mismo filósofos y que compartíamos el gusto por el jazz, le dije que esta noche tocaba una banda de jazz en un bar que yo conocía, y lo invité a ir.

Así empezó todo. Al cabo de unos días éramos inseparables. Salíamos a caminar por la tarde hasta que oscurecía, y después íbamos a la playa a ver las estrellas. Lo pasábamos genial.

Una tarde, caminamos mucho y nos alejamos de la ciudad por la línea de la playa. Subimos a una duna y allí nos sentamos a charlar. En un momento, de repente, todo se silenció y quedamos mirándonos a los ojos.

Fue un instante, y ambos nos dimos cuenta de lo que pasaba. Colorado de la vergüenza, Sergio me sonrió e hizo un comentario ridículo, como para romper el momento incómodo, ambos nos reímos, y él, jugando, me empujó y yo lo agarré de la camiseta; caímos rodando por la cuesta de la duna muertos de la risa.

Al terminar la caía, quedamos uno encima del otro, él arriba de mí, y nos miramos nuevamente a los ojos. El tenía esa mirada penetrante que llega al fondo del alma. Veía reflejados mis ojos en las selváticas esmeraldas de su rostro, suavemente pintando de rojo en las mejillas por el dedo del sol. Me besó y confesó nunca antes haber besado a otro hombre. No le mentí cuando, a mi vez, también negué.

Rodamos y yo quedé encima, nunca había sentido algo así por otro chico y nos besamos intensamente. Mientras nuestros labios se fundían en un beso al infinito, nos incorporamos, y comenzó a sacarme la camiseta, y al rato, se quitó la suya.

Nos besamos nuevamente sintiendo nuestros torsos unos contra el otro, sus grandes manos recorriendo mis abdominales, sus labios acariciando mi piel, nuestros cuerpos hermanados en un abrazo mágico. Me recorrió el cuello con su boca y fue bajando por mi pecho, mientras que me hacía recostar en la arena aún caliente de la tarde, pero ya vestida tenuemente por la luna.

Sus labios me recorrieron, jugaron en mi piel, me erizaron e hicieron gozar. Se detuvo y alzó una mirada pícara. Traviesamente, se hizo el que no podía abrir el cierre del bañador, y luego lo bajó de un tirón.

-- ¿Estás contento chico? –. Me preguntó con una sonrisa maliciosa al ver el duro bulto que el bóxer a duras penas podía contener.

Me lo sacó con un movimiento rápido y mi polla salió al sol durita y vibrante.

-- Es grandota… y se ve rica –. Me dijo voluptuosamente.

La tomó con una mano enorme y acercó su boca. Cerré los ojos cuando sentí el sensual roce de sus labios. Le daba besito a la cabeza mientras movía suavemente la mano arriba y abajo por el cuerpo de mi polla.

Sacó la lengua y jugueteó con ella, dibujando círculos alrededor de la cabeza, luego lamiendo de arriba abajo todo el cuerpo, una y otra vez, mientras apretaba delicadamente mis testículos con su mano.

De repente para… abro los ojos, me mira agudamente y en un instante se mete toda mi polla en la boca, chupando suavemente y masajeando con su lengua. Nos mirábamos a los ojos y yo le acariciaba el pelo con mi mano, mientras gemía despacio. Cada vez le daba más fuerte, chupaba y chupaba, y yo supe que debía detenerlo. Me comprendió sólo verme, puesto que mi placer no me dejaba hablar. Se detuvo y me besó en los labios, después de lo cual se acostó de espaldas en la arena y se empezó a sacar el traje de baño.

Su larga y ancha polla era bien blanca y se veía hermosa y tan excitante… se la chupé y lo hice excitar mucho, me pidió que hiciéramos un 69, a lo cual accedí gustoso, y nos cominos mutuamente hasta que vimos que nos acercábamos peligrosamente al final.

Nos acostamos uno al lado del otro de espaldas en la arena, cada uno tomó la polla del otro con una mano, y empezamos a pajearnos a toda velocidad. Los dos gemíamos por lo bajo y con los ojos cerrados, y en cuestión de segundos llegamos al pico del placer; acabamos juntos, temblando de placer mientras nuestro semen volaba por el aire y se amalgamaba a los gemidos de goce y placer extremos.

Nos giramos y nos miramos cara a cara y, desnudos los dos acostados en la arena, nos abrazamos y nos besamos tiernamente. Él aferraba fuerte mis nalgas, con sus poderosas manos y me estrujaba suavemente, mientras se reía al besar. Me dijo que quería ponérmela. Por toda respuesta lo besé y me puse a cuatro patas, mientras el se arrodillaba detrás de mí.

Sacó un preservativo que tenía guardado en el petate, y al cabo de unos segundos sentí como su gran polla me penetraba suave y lentamente, lo sentía ir despacio, con trabajo, pero profundo… entraba en mí con su larga polla como con su mirada de jade. La metió toda y no puede ahogar un gemido de dolor y placer.

Permaneció allí unos segundos, saboreando el momento. Luego retrocedió y sentí como mi cuerpo pedía a gritos que volviera a entrar con cada centímetro que Sergio dejaba.

Me preguntó si me gustaba, y le dije casi sin aliento que sí, que lo volviera a hacer. Acercó su cara y me besó en el cuello, y luego comenzó otra vez, ahora más fácil y rápido…, cada vez más rápido, más fuerte, más intenso. Comenzó a gemir de placer y yo gozaba indeciblemente cada vez que sus testículos se sacudían y golpeaban lascivamente las mías…

De repente… y acompañada de un gemido de intenso placer, Sergio la sacó, sacó el preservativo rápidamente y su semen acabó en mi espalda. Caímos juntos otra vez, y retozamos juntos en la arena, de cara a las estrellas, únicas testigos de nuestro juego carnal.

  Celso de Ourense (@moradadelbuho)  

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

5 comentarios:

Diego Martínez dijo...

¡Yo quiero un amigo de estos! xD.

Buen relato, hay esos "amorios de verano".

Un abrazo chico !!.

Gary Rivera dijo...

o_O jajajaja y yo que esperaba otro tipo de historia! jajajaja Lo lei completo, Bueno, el amor y el sexo con alguien que tu amas es lo mejor del universo! Pero (lo digo por experiencia propia) hacerlo en la playa con toda esa arena que luego con el roce y friccion puede hacer que se froten como lija sobre tu piel! jejejeje

Sabes , escribire un articulo para "tu eres el protagonista", leere bien las bases y me pondre a escribir.

Bruno Fernández dijo...

Debe de ser un poco incómodo retozar en la arena... porque después bufff, es incomodísimo.

Salu2.

Rodrigo Rodríguez dijo...

Joder tio... ¡Me has puesto todo pinocho!.

Un abrazo.

Pimpf dijo...

Jajajaja, estos son unos golfos, para no haberse besado con ningún otro hombre con anterioridad, no se dieron muchas pausas para clavársela, jajaja.

Bicos ricos

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top