Diremos adiós dentro de ...

Otra noche de sábado.

 18 Otra noche de sábado.

RELATO NO RECOMENDADO PARA MENORES DE 18 AÑOS.

La ventana Era una calurosa y aburrida noche de verano, era el típico sábado en el que todos mis amigos tenían algo que hacer y yo me quedaba en casa perdiendo el tiempo de la mejor forma que se me ocurriese, en este caso chateando en internet y viendo la televisión a un tiempo, aunque teniendo en cuenta la maravillosa programación a la que nos tienen acostumbrados los sábados veraniegos, la tele no era una buena opción para hacer desaparecer el hastío.

Después de unas cuantas horas tecleando tonterías en el chat y viendo alguna que otra página erótica para alegrar un poco la vista y teniendo en cuenta que en la televisión la programación no mejoraba, decidió que ya era suficiente por esa noche y que a las 2 de la madrugada era una buena hora para irse a dormir, por lo que me dispuse a cerrar las ventanas para evitar que me comiesen los mosquitos por la noche, Dios bendiga al aire acondicionado que me evitaría morir asado en el horno en el que se convierte mi casa cuando el calor aprieta.

Y cuando llegué a la ventana de mi habitación, que quedé clavado al ver la luz en el piso de enfrente, más que nada porque sé que la chica que vive allí es una auténtica delicia para la vista, y también que la habitación que se e desde yo estaba era la suya, y nunca se sabe si estaría desnudándose después de una intensa noche de marcha y podría deleitarme viendo sus generosas curvas. Además, la ventana de una mujer totalmente abierta y con las cortinas de para en par no deja de ser una invitación más que suculenta para alguien que llevaba demasiado tiempo sin probar las delicias de un cuerpo femenino.

Así que allí estaba yo, esperando ver un cuerpo femenino semidesnudo, cuando llegó la sorpresa… y es que no vi un cuerpo femenino semidesnudo, sino dos cuerpos femeninos totalmente desnudos y dándose placer mutuamente. Me quedé embobado al momento, ya que lo que menos me esperaba era, no ya que mi vecinita tuviese compañía esa noche, sino que si la tenía fuese femenina. Es cierto que nunca había visto a Sara (pues ese es el nombre de la susodicha) con compañía masculina, pero no se me había ocurrido que fuese lesbiana.

Ya que las oportunidades como esta no se dan a menudo, decidí que si no la aprovechaba para masturbarme me arrepentiría durante el resto de mi vida, así que totalmente decidido saqué mi miembro, ya que tenía una considerable dureza dado el espectáculo que me estaban ofreciendo y empecé a frotarla de arriba a abajo. Ellas mientras tanto practicaban un 69 con un apasionamiento que nunca he visto superado en todas las películas de lesbianas que he tenido oportunidad de degustar (y han sido muchas, ya que es un género que me gusta especialmente) y yo seguía restregando mi polla, notando como las venas se me endurecían más y más mientras me sumía en una nube de placer nunca antes superada en una paja.

Ellas seguían a lo suyo, mi vecina pasaba su rosada lengua por el rasurado coño de su amiga, mientras ésta se acariciaba las tetas y pellizcaba de tanto en tanto sus pezones que eran de un marrón muy oscuro, casi negro, lo cual destacaba mucho en una piel tan pálida como era la suya, y que estaban duros como piedras.

Yo lo estaba pasando como un niño con un juguete nuevo, mi polla estaba al límite y yo sólo esperaba el mejor momento, una posición de mis admiradas lesbianas que me hiciese explotar de placer, ya casi estaba, ya casi… y en ese momento me vieron.

Bueno, realmente la que me vio fue mi vecina, pero enseguida alertó a su compañera de juegos sexuales. Yo estaba allí, totalmente rojo por la vergüenza y con el pene a punto de explotar mientras un par de lesbianas totalmente desnudas y sudorosas me miraban con cara de asombro. Lo único que se me ocurrió en ese momento fue esconderme bajo el marco de la ventana y acabar la paja que estaba haciendo porque no resistía más, esperando no morirme de miedo cada vez que me cruzase con mi vecinita por las escaleras.

Tampoco era tan malo, al menos había conseguido una de las mejores pajas de toda mi vida, así que decidí que después de eso lo mejor era irse a la cama a descansar de la increíble experiencia que acababa de vivir, y en ese momento todos mis miedos se hicieron realidad… sonó el timbre.

Innecesariamente, porque sabía con total seguridad quien estaba al otro lado, miré por la mirilla, y efectivamente, allí estaban mi adorable vecina y su amiga con sendos saltos de cama y cara de niñas malas, era estúpido simular que no había nadie en casa porque sabía positivamente que Sara me había visto espiar sus actividades lésbicas, así que me armé de valor y abrí la puerta.

Obviamente pensaba, que pese al espectáculo digno del mejor sex-shop que tenía delante, las dos amigas con derecho a roce venían a leerme la cartilla, pero parece ser que me equivocaba.

Sara fue la primera en hablar:
-- ¡Vaya!, hola, espero que te hayas divertido con nuestro pequeño espectáculo.
-- La verdad es que nunca había visto nada parecido –.
Respondí con una sonrisa en los labios, sonrisa que de hecho era fruto del nerviosismo más que del grato recuerdo del polvo lésbico que acababa de ver.
-- Bueno, la verdad es que si nos hubiésemos enterado antes de que nos mirabas lo habríamos disfrutado más… nos encanta que nos miren. Por cierto, me llamo Vanessa –. Dijo la invitada de mi vecina.
-- Pues la próxima vez me avisáis y miro desde el principio –. Contesté con una media sonrisa digna del mejor Harrison Ford, porque esta vez me daba cuenta de que mis actos no tendrían consecuencias… al menos consecuencias negativas.
-- Ummm, creo que Vanessa y yo no hemos tenido suficiente con un polvo (intervino Sara), así que creo que la próxima vez no se va a hacer esperar mucho, de hecho habíamos pensado que nos apetece mucho probar un trío con un machote como tú, al fin y al cabo ya hemos visto como calzas –. Dijo con una sonrisa en los labios y señalando el bulto que se estaba formando en mi entrepierna.

Yo no sabía ni que hacer, ni que decir, era el sueño de mi vida, el sueño de todo hombre heterosexual, un trío a punto de sucederme y con dos bombones…

Así que asentí con la cabeza y nos fuimos directo a mi habitación. Ellas empezaron a acariciarme al unísono antes de que hubiésemos siquiera llegado a la cama y cuando me di cuenta me encontré totalmente desnudo con dos mujeres de ensueño encima de mi, acariciando todas las partes de mi cuerpo.

Vanessa empezó saboreando con su lengua mi pene que ya estaba totalmente duro gracias a las atenciones de mis nuevas amigas, mientras Sara disfrutaba de un masaje en sus grandes tetas por gentileza de mi juguetona lengua, y a su vez introducía el dedo corazón en el coño de su amiga mientras con el pulgar le frotaba el clítoris.

Después de un rato en tan placentera posición, la que pasó a comérmela como una loca fue Sara mientras yo le realizaba una sabrosa comida de coño a su amiguita que estaba tan caliente que llegó al orgasmo en un par de minutos. El siguiente paso fue ver a mi vecina comerle el chochito a su compañera de juegos mientras yo penetraba analmente a mi vecina, lo cual le proporciono un placer sin igual y propicio mi segunda corrida de la noche, la primera en compañía de tan apasionadas hembras.

Tras semejante enculada necesitaba darle un descanso a mi pobre verga, y mientras se recuperaba, ellas estuvieron comiéndose el morro un buen rato, a la vez sus manos acariciaban tetas y coños, y mi polla volvía a hincharse ante semejante espectáculo.

Y después el plato fuerte, Vanessa que ya se había corrido 3 veces esa noche (una con su amiga en su casa, otra cuando yo le comía el coño y otra ahora mismo mientras jugueteaba con Sara), me suplicaba que la penetrase, y yo nunca he sabido decir que no a una mujer bonita, y esta es de las mas bonitas que he visto en mi vida, así que me aplique a la tarea de darle placer en la posición del perrito, para que mientras, ella, pudiese darle placer oral a mi querida vecina, con lo que, después de un rato metiendo y sacando, todos llegamos a un enorme orgasmo que debieron oír el resto de vecinos, ya que lo adornamos con unos sonoros gemidos.

Después, simplemente me besaron dulcemente en la frente, y se fueron a su casa prometiéndome repetir la experiencia el día menos pensado, y la verdad es que de esto hace 3 meses y aun no han dado señales de vida.

Vaya, parece que os tengo que dejar, alguien llama a la puerta...

Imagen | Nosotras.

  153     Celso Bergantiño  

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
4 comentarios
Comentarios
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

4 comentarios:

Rodrigo Rodríguez dijo...

¡Menbudo festín se pegaría el mamonazo!.

Un abrazo.

Bruno Fernández dijo...

Por lo menos no se aburrió esa noche de sábado xD.

Salu2.

La Trastoteca dijo...

A más de uno se le pondrán los "dientes" largos con este relato.
Un saludo,

Blacktjp dijo...

Pues está muy entretenido y interesante . Me parece muy bueno el trabajo y más de uno ya quisiera , jejeje .
Saludos.

¡Deja tu comentario...!

Alianzo:

Alianzo Rank global Alianzo Rank de España Alianzo Rank de Galicia Alianzo Rank de Ourense Alianzo Rank de Pasiones personales Alianzo Rank de Galego EasyHits4U.com - Your Free Traffic Exchange - 1:1 Exchange Ratio, 5-Tier Referral Program. FREE Advertising!
top